Quién nos iba a decir hace sólo un par de meses que nuestra vida iba a dar este cambio radical?

De pronto el tiempo, tal como lo vivíamos, no existe… ahora lo medimos de otra manera, tal vez sólo cumpliendo con la cita del aplauso a las ocho de la tarde. O contándolo en base a cuántas videoconferencias nos toca realizar en la jornada.

A la Incertidumbre puede haberle seguido un gran desasosiego que parece traducirse en una compulsión extraña de «hacer algo», desde los balcones o dentro de casa. Nos hemos convertido todos y todas en youtubers.

La oportunidad es no hacer nada hacia afuera… la oportunidad es mirar hacia adentro y experimentar de verdad el vacío… los payasos lo sabemos bien. Cultivar la PRESENCIA con una sola actitud: abiertos, disponibles y vulnerables!

Venga… asómate a ti mism@… atrévete!